SILVIA INFANTAS Y LOS CÓNDORES “Cuando baila mi morena. La cueca: su origen, su música, sus estilos”

Administrador April 24, 2013 Discos históricos No Comments

Cancionero Discográfico de Cuecas Chilenas.

Silvia Infantas y los Cóndores

Cuando baila mi morena. La cueca: su origen, su música, sus estilos
(1965, EMI Odeon)

Después de ganar un espacio legendario en la música popular chilena de los años ’50 con Silvia Infantas y los Baqueanos, conjunto inmortalizado por la grabación de “Tonadas de Manuel Rodríguez” sobre versos de Neruda y con música y orquestación de Vicente Bianchi, la misma cantante iba a seguir haciendo historia en los años ’60 con un nuevo conjunto. Fue Silvia Infantas y los Cóndores, un grupo que se transformó en uno de los más populares del país y sostuvo un ritmo constante de grabaciones, actuaciones y giras nacionales e internacionales. Su más duradera formación incluyó a Silvia Infantas (voz), Hernán Arenas y Eugenio Moglia (voces y guitarras) y Alejandro González (voz y arpa), alineación en en este disco es acompañada por la animación de Patricio Varela, Alejandro Gálvez y Polo Maturana. Cuando baila mi morena (1965) fue reeditado junto a ¡Con permiso…! Soy la cueca (1968) en CD en 2007 como parte de la Colección Bicentenario EMI / MusicaPopular.cl.

Repertorio:
Lado A. 1. Cuando baila mi morena (Emilio Olivares) / El circo (Alejandro González) / El marinero (Segundo Zamora). 2. La ley del embudo (Alejandro González) / Tate callao (Efraín Navarro) / De qué te quejai ahora (Efraín Navarro). 3. Las Fuerzas Armadas (Hernán Arenas) / Los lagos de Chile (Petronila Orellana) / Soy del norte (Eugenio Moglia).

Lado B. 1. El curao (Eugenio Moglia) / Lárgueme la manga (Efraín Navarro) / Sácate el cuello (Eugenio Moglia). 2. Arriero triste (Eugenio Moglia) / Los cóndores (Hernán Arenas) / La carta (Efraín Navarro). 3. El revoltijo (Humberto Campos) / Chitas la payasá (Emilio Olivares) / Adiós, Santiago querido (Segundo Zamora).

Más información y fuentes:
cancionerodecuecas.cl
musicapopular.cl

 

Por David Ponce

Comparte este artículo

Comentarios